viernes, 12 de agosto de 2022

Parashá 45 VaEtjanán

 

Parashá 45 VaEtjanán  Significa “y Rogue o supliqué”.

Para ser compartida este shabat 16 AV 5782 / Agosto 13 del 2022

Denarin (Deuteronomio) 3:23 – 7:11

 Aliyás de la Torá

1°.  Aliyah  3:23 – 4:4

2°. Aliyah 4:5-40

3°. Aliyah 4:41-49

 4°. Aliyah 5:1-21(18 heb.)

5°.  Aliyah 5:22(19) – 6:3

 7°. Aliyah 7:1-11

 

Haftará: Isaías 40:1-26

Brit Hadasha: Revelación 2:18 – 4:11

VaEtjanán  Significa “y Rogue o supliqué”.

Resumen

Continuando con su discurso, Mosheh relata que pidió a El Eterno pasar y ver la Tierra Prometida; pero Él se había airado y sólo le permitió ver todo desde la cima del Pisgah pero sin pasar el Yarden; también le dijo que animara a Yehoshua, quien sí pasaría el Yarden. Mosheh exhorta a Yisrael a guardar los mandamientos, para que vivan y entren en la tierra; a ellos no se deberá añadir ni quitar nada. Guardar los decretos será testimonio a las demás naciones, que no tienen a un dios cercano como lo es El Eterno para Yisrael, ni estatutos ni juicios tan justos como los que le fueron dados.

Yisrael debe guardarse, enseñando a sus hijos los decretos de El Eterno; Mosheh recordó que cuando el pueblo se acercó a Jorev escuchó una gran voz pero no vio ninguna figura; El Eterno nos dio el pacto en mandamientos escritos en dos tablas de piedra, para ponerlos por obra en la tierra. No se deberá hacer ninguna figura de lo que está en los cielos o en la tierra, no sea que el pueblo se incline ante ella. Mosheh recuerda que no pasará la tierra por causa de su pueblo.

 Mosheh advierte que si Yisrael entra a la tierra y hace imágenes, pone en ese momento por testigos a los cielos y la tierra de que su pueblo perecería y sería esparcido entre las naciones, sirviendo a ídolos hechos de mano. Pero si aún allí buscaren a El Eterno con todo el corazón y toda el alma, El Eterno en los postreros días no dejará a Yisrael ni la destruirá ni se olvidará del pacto hecho con nuestros padres. Por ello, Mosheh pregunta si El Eterno ha hecho con otro pueblo los milagros y señales que ha hecho con Yisrael, y por ello asegura que a Yisrael le fue mostrado que El Eterno es Elohim y no hay otro diferente de Él; en esto debe reflexionar Yisrael, pues fue Quien sacó a Yisrael de Mitsrayim con poder e hizo escuchar Su voz en el fuego. Mosheh apartó tres ciudades de refugio para que huyese allí quien mató a su prójimo sin intención.

También relata Mosheh las diez palabras dichas por El Eterno en Sinay para que el pueblo las aprenda y las ponga por obra. Estas palabras fueron escritas en piedra y proclamadas en medio del fuego y la nube; el pueblo, creyendo que sería consumido, pidió a Mosheh que fuera él quien recibiera las palabras y después las expusiera y enseñara, y ellos obedecerían; esto pareció bien a El Eterno.

Mosheh pronuncia el gran mandamiento: El Shema. Exhorta a que el pueblo ame a El Eterno con todo su corazón, su alma y sus fuerzas y repita esas palabras a sus hijos continuamente y las escriba en sus puertas. Advierte también al pueblo sobre la necesidad de no olvidarse de El Eterno, ya que Él lo sacó de Mitsrayim y le dio muchas cosas que Yisrael no trabajó. Una vez más advierte contra la idolatría, pues ésta despierta la ira de El Eterno y puede destruir al pueblo; además, no se debe afrentar a ELOHIM. Cuando los hijos de Yisrael pregunten acerca de todos los decretos, se deberá responderles que ellos son por causa de la liberación de Mitsrayim, la entrega de la Tierra Prometida y por el hecho de que cumpliéndolos nos iría bien todos los días.

Cuando los Benei Yisrael hayan entrado en la tierra que El Eterno prometió, deberán luchar contra las naciones que están allí y destruirlas del todo. No se deberá emparentar con ellas en ninguna forma, porque ello será la causa de que Yisrael se desvíe en pos de dioses ajenos; por ello deberán ser destruidos los lugares altos y las imágenes y esculturas que hicieron esos pueblos. Todo esto por causa de que El Eterno escogió a Yisrael de entre todos los pueblos de la tierra, no por ser el más especial, porque es el pueblo más insignificante, sino porque El Eterno le amó y es fiel a los pactos con nuestros antepasados. Mosheh recalca la Fidelidad de El Eterno y Su Justicia, que da el pago a quien le aborrece; por lo tanto Yisrael deberá guardar todos los decretos.

Cuando somos piedra de tropiezo

En Devarim 3:26 está escrito: “Pero El Eterno se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo El Eterno: Basta, no me hables más de este asunto.” Mosheh hace una observación que, si bien no aplica directamente a la actual generación del desierto, es una muestra de la forma como debemos evitar conducirnos, especialmente cuando se trata de medir nuestras palabras.

La primera generación fue rebelde con El Eterno, y por ello su castigo de no entrar a la Tierra Prometida. Sin embargo, Mosheh se permitió ser influenciado por el pueblo, y en un arranque de ira desobedeció la orden de El Eterno en torno a la roca que daría agua, a tal punto que fue un acto que le hizo perder la posibilidad de entrar en Erets K’naan. Y esto es justamente lo que hemos de revisar en este momento, lo cual es en gran manera pertinente para nosotros hoy en día: La reacción injustificada por parte del pueblo causó en Mosheh su arranque de ira; a todas luces podemos asegurar que esta actitud no fue espontánea, sino que su paciencia había llegado a un límite que no supo manejar en ese momento, pues ya habían sido varias las ocasiones en las que el pueblo había mostrado su inconformidad hacia todas las bondades de las cuales había sido objeto en su travesía por el desierto. Podríamos decir que en cierta manera la actitud de Mosheh era justificada, al menos humanamente hablando; sin embargo, lo ideal era que el pueblo se hubiera abstenido de murmuraciones y quejas. La ira de Mosheh le llevó a actuar impulsivamente, pues aunque era correcto reprender al pueblo, no lo hizo adecuadamente, ya que lo que hizo fue contravenir una orden expresa de El Eterno.  La cadena de eventos terminó con el decreto de El Eterno en cuanto a no permitir que Mosheh entrara en la Tierra Prometida.

De aquí podemos ver que, si bien es cierto que cada persona es culpable de sus propios pecados, nuestras acciones probablemente pueden afectar a los demás de tal manera que cause algún tipo de reacción impropia. Por lo tanto, nuestros gestos, palabras o acciones deben ser tales que lo que busquen sea bendecir a los demás y no causarles ningún tipo de motivo que los induzca a reaccionar de una manera que pueda llevarles a pecar. De hecho, lo contrario es considerado lashon hara, que es una de las formas de pecado más graves en la Torah. Texto para meditar: Santiago 3:1-12.

 

 

El verdadero testimonio del pueblo judío

En Devarim 4:5-8 está escrito: “Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como El Eterno mi Elohim me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está El Eterno nuestro Elohim en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?”

Yisrael, como lo hemos visto anteriormente, fue, es y seguirá siendo por siempre el pueblo escogido por El Eterno, Bendito sea, para ser luz a las demás naciones. Y justamente para cumplir esa especial misión El Eterno escogió un camino que es el de la obediencia a la Torah y sus mitsvot. Pues bien, el pasaje mencionado justamente está confirmando este hecho, ya que nos dice que al oír los estatutos que El Eterno nos ha dado las demás naciones reconocerán la grandeza de nuestro pueblo.

La realidad del mundo hoy en día nos muestra que efectivamente el pueblo judío es identificado por cosas como la dieta kashrut, la santificación del Shabat y otras más, que son ni más ni menos mitsvot promulgadas por El Eterno mismo, como también lo estudiamos. Sin embargo, existen algunas tendencias que han surgido en la actualidad, y sobre las cuales puede ser provechoso hacer una corta reflexión:

Por un lado, se ha entendido correctamente que el pueblo escogido de El Eterno, Bendito sea, es Yisrael. Pero ello ha dado pie para que muchas personas, en su afán por “identificarse” con el pueblo judío, pretendan adquirir todas sus costumbres, dejando a un lado la esencia del verdadero Yisraelita que es la Torah. En otras palabras, cualquier cosa vale si conduce a intimar más con Yisrael. Esto en realidad en el fondo puede reflejar una baja autoestima de quienes actúan de esta forma, pues en realidad el verdadero judío no es el que necesariamente nace en Yisrael o en el seno de una familia “tradicionalmente” judía; judío, como lo indica este vocablo, es quien alaba a El Eterno.

Hay también quienes se identifican muy especialmente con los sabios de nuestro pueblo, en una forma tal que se pasan al extremo de convertir casi en dogma los asuntos halájicos, dándoles más importancia que al estudio de la Torah; esto en sí representa un gran peligro, pues entraña la abierta posibilidad de caer en la trampa del legalismo, que ha hecho tanto daño. La halaja no es mala en sí; por el contrario, bien entendida es un arma poderosa para entender mejor los Escritos Sagrados. Sin embargo, cuando se toma como un ente independiente es vacía, pues no va acompañada de lo que le da verdadero sentido, que es la Torah, de la cual procede totalmente. Es sabio tener siempre muy presente que la Torah siempre toma prioridad sobre cualquier otro escrito, independientemente de cuál sea éste. El hecho de que exista un plan perfecto también para los goyim ha ocasionado que muchas personas empiecen a tomar con cierta liviandad las mitsvot de El Eterno. Por supuesto, la plenitud de la Torah es para el pueblo judío, pero ello no impide que los principios básicos de las Siete Leyes de Noaj puedan (¡y deban!) ser puestos en práctica por los demás pueblos. Y es el hecho de que aparentemente sean muy pocas leyes para los goyim lo que lleva a esta situación. Hay judíos, esto es, de familias judías, y aún nacidos en Yisrael, que no observan la Torah y sus mitsvot. En cierta forma esto es asimilación entre los gentiles. Existen así mismo quienes sólo se remiten a la Torah Escrita, desvirtuando o minimizando las enseñanzas de nuestros sabios de bendita memoria, por considerar que no tienen la misma autoridad; aunque esto último es cierto, no significa que los sabios de nuestro pueblo no puedan aclararnos la Torah Escrita; de hecho, estaríamos en graves aprietos para entender la Torah de no ser por la existencia de los escritos de estos ilustres hombres.

 

La formación de grupos ajenos al judaísmo es muy abundante; en algunos casos, estos grupos declaran que “aman a Yisrael”, pero sin ningún compromiso, y otros simplemente ignoran la sabiduría de nuestro pueblo, pues consideran que ya ha sido reemplazado en los planes de BENDITO EL, Baruj Hu.

Sobre todo esto hay mucho por decir; sin embargo, queremos hacer énfasis en lo que a nuestro parecer es lo realmente importante, lo que podemos esquematizar, entre otras, de la siguiente forma: Independientemente de nuestra procedencia, el amor a Yisrael es una actitud no sólo correcta, por tratarse del pueblo escogido por El Eterno, Bendito sea, sino que además trae abundante recompensa, como lo dice el salmista: “Pedid por la paz de Yerushalayim; sean prosperados los que te aman.” (Tehilim 122:6)

Si hemos de ser exactos, nuestro camino no es, en el sentido estricto de la palabra, ser judíos como es concebido hoy en día; más bien nuestro objetivo es volver a las sendas de antaño, a las del cumplimiento de la Torah. “Ser judío” no es garantía para entrar en el Olam Haba, que sí debe ser nuestro más sublime objetivo. No es precisamente judaísmo como una religión lo que debemos buscar, sino más bien una forma de vida que atestigüe sobre nuestra sinceridad en nuestro amor a la Torah. No todos los judíos son observantes; de hecho, tristemente es necesario decir que no son la mayoría. Nuestra vida no debe buscar agradar a hombres, sino a El Eterno. Por lo tanto, nuestros mejores esfuerzos deben estar encaminados a cumplir con amor y regocijo los decretos establecidos por el Santo de Yisrael, aunque ello signifique ser aislados por los demás pueblos. Una conversión al judaísmo, tal como se concibe hoy en día, es una acción que permite adquirir posiblemente algunas facilidades en Erets Yisrael, pero espiritualmente no es EL camino para garantizar nuestro crecimiento espiritual. Ya hemos visto que la conversión sincera es la que una persona hace a la manera de Rut, que se aferró al pueblo de Yisrael por razones espirituales.

Ante nosotros tenemos muchas alternativas de vida, y somos libres de escoger; sin embargo, no todos los caminos conducen a las delicias del Olam Haba. Por ello, siempre será nuestra prioridad el crecimiento en el área espiritual de las personas, y de ahí que seamos tan reiterativos en la conveniencia de adquirir la Torah para nuestra vida; no existe ningún escrito ni ninguna ley que impida a una persona aferrarse a nuestro noble pueblo judío. Y es precisamente esta acción la que permite que también seamos depositarios de los pactos y las promesas hechas por El Eterno a nuestros ancestros.

Texto para meditar: Romanos 2:28-29

La inconveniencia de las imágenes

En Devarim 4:15-19, 23 está escrito: “Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que El Eterno habló con vosotros de en medio del fuego; para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque El Eterno tu Elohim los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos… Guardaos, no os olvidéis del pacto de El Eterno vuestro Elohim, que él estableció con vosotros, y no os hagáis escultura o imagen de ninguna cosa que El Eterno tu Elohim te ha prohibido.”

La advertencia de este pasaje tiene mucho sentido en cuanto entendamos que el ser humano es dado a la idolatría; esto es evidente en la historia de muchos pueblos, cuyos objetos de adoración son precisamente los aquí enunciados; la esencia del BENDITO EL, Baruj Hu, es absolutamente diferente de todo objeto o persona, lo cual es atestiguado por uno de los principios de fe del judaísmo, que establece que El Eterno “no es corpóreo ni tiene aspecto corporal”. Por tal razón no es dado inclinarse ante ninguna imagen, ya que nada se asemeja a Bore Olam.

El hecho de que no exista nada ante lo que nos debamos inclinar también sugiere la idea de que, cuando observamos este comportamiento, de alguna forma estamos mostrando nuestra sincera dependencia en El Eterno, Bendito sea, ya que Su Presencia, Su Poder y todos Sus Atributos son interiorizados en nosotros como un asunto de fe auténtica, ya que se basa exclusivamente en lo que Él en Su inmenso Amor nos regaló en Su Torah.

La prohibición sobre las imágenes nos trae una enseñanza que se deriva del pasaje; ni no se nos está permitido hacer figuras o esculturas con las semejanzas ya enunciadas, ello por supuesto implica que con mayor razón dichas imágenes están totalmente prohibidas sobre nuestro cuerpo (tatuajes), ya que lo convertiría en sí mismo en un “objeto abominable”, pues en lugar de mostrar el resplandor de la Presencia Divina, se ha degradado al punto de parecer una “cosa” dedicada a una deidad pagana. En realidad la primera “deidad” es el ego mismo, quizá la mayor expresión de idolatría.

Textos para meditar: Shemot 20:4-6, Vayiqra 19:28, Devarim 5:8-10

La Misericordia inagotable de El Eterno

En Devarim 4:29-31 está escrito: “Mas si desde allí buscares a El Eterno tu Elohim, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma. Cuando estuvieres en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieres a El Eterno tu Elohim, y oyeres su voz; porque Elohim misericordioso es El Eterno tu Elohim; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres.”

La posibilidad de corregir lo que hemos destruido siempre es válida mientras vivamos. El Amor de El Eterno hacia Su pueblo busca que siempre haya una oportunidad de volver a Él. Si observamos un río grande con todos sus afluentes, podemos apreciar que cada uno de éstos tiene una procedencia diferente de todos los demás, de manera similar a los seres humanos en cuanto a su procedencia, espiritualmente hablando. Pero al final todas las aguas desembocan al mismo sitio, así como El Eterno espera que todos los hombres “desemboquen” hacia Él.

Si bien es cierto que no somos merecedores de las dádivas de El Eterno, también lo es que al saber de nuestra condición Él mismo nos abre la puerta para que tomemos el camino de retorno, teshuvah, con el fin de que seamos parte activa de la rectificación que llevará a la Redención Final. Teshuvah es el “cable” que permite que volvamos a recibir la energía de la Luz Infinita, es el medio por el cual podemos volver a tener conexión con El Eterno.

Por lo tanto, a cada momento debemos revisar nuestros caminos, los cuales muchas veces tienden a desviarse por los senderos de la tentación que conducen al pecado; es nuestro deber permanecer sin desmayar, recordando nuestra pobre condición, la que sin la Misericordia de El Eterno sólo nos puede hacer vislumbrar un camino de vergüenza perpetua; pero hemos sido investidos con una chispa de la Presencia Divina, de forma tal que si fallamos tenemos la capacidad de volver al camino perfecto.

No hay otro Elohim

En Devarim 4:35, 39 está escrito: “A ti te fue mostrado, para que supieses que El Eterno es Elohim, y no hay otro fuera de él... Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que El Eterno es Elohim arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro.”

Es muy claro que es necesario comprender, para que ello forme parte de nuestro diario vivir, que sólo existe Un Único Elohim, Un Todopoderoso, Un Amo del Universo. La idolatría, por el contrario, concibe otros poderes que son “paralelos” al verdadero y único Poder de ETERNO, Baruj Hu. Veamos qué inconvenientes tiene tal posición:

Si suponemos que existe más de Un Todopoderoso, podemos hacer el siguiente ejercicio, con el fin de corroborar lo escrito en la Torah: Alguien que es todopoderoso obviamente lo puede todo, por definición, y por lo tanto está en capacidad de someter a todo lo demás sin excepción y, obviamente no puede ser sometido por nadie.

Entonces “escojamos” a un todopoderoso de entre los demás; éste, según la definición de todopoderoso, puede someter a los demás, entre los que se cuentan por supuesto los demás todopoderosos. Sin embargo, esto precisamente contradice la condición de quien es todopoderoso, pues alguien con esta condición no puede ser sometido por nadie, y por lo tanto no es posible concebir que exista más de un todopoderoso. De hecho es absolutamente necesario, para que el Universo se mantenga en pie con todo su orden perfecto, que sólo exista Un Único ser que posea esta condición, que es precisamente El Eterno, Bendito sea.

Teniendo esto en mente, que EL ETERNO es EL Todopoderoso, podemos darnos cuenta en consecuencia que no es posible concebir reinos paralelos que puedan hacerle “contrapeso” a El Eterno; no existe absolutamente ninguna fuerza (como por ejemplo, el “reino del mal” o el “reino de las tinieblas”) que pueda ser medianamente comparada con Él, pues de hecho todo procede de Él. Y el Creador es diferente y superior a Su Creación. Por lo tanto los dioses de las naciones no son nada; el poder absoluto es de El Eterno, Bendito sea.

Pero hay algo más: Antes de “bereshit”, esto es, antes del principio de la obra creadora de Bore Olam, no existía nada diferente de la Luz Infinita de Bendito El, Baruj Hu. Él lo colmaba todo, y en un gesto de Amor decidió hacer una “contracción” (tsimtsum) para dar cabida al Universo, que es infinitamente pequeño comparado con Su inmensidad. Y esto es razón más que suficiente para que, al conocer nuestra pequeñez y que en realidad no somos nada, creamos de una vez por todas en la Omnipotencia de El Eterno, Bendito sea.

Esto también nos debe llevar a la reflexión en cuanto a en qué “clase de D-s” creemos. Muchas personas creen en alguien que es superior, pero a la hora de los problemas dudan si ese ser “será capaz” de al menos mostrar la salida. Otros al hacer su oración no piden como corresponde a Alguien que es Todopoderoso, sino como a alguien que sí escucha pero concede dádivas limitadas. Nosotros tenemos a El Eterno, Bendito sea, cuyo infinito Poder está más allá de todo cálculo, y del que no dudamos es capaz de todo y en cualquier tiempo. Esta fe es basada en lo que está escrito en la Torah, que fue promulgada por el Infinito y Todopoderoso, y por esta razón estamos seguros que lo que Él ya vio cumplido se cumplirá sin demora; nuestro papel es seguirle en obediencia, para que “nuestro camino sea prosperado y tengamos éxito”. Y un último comentario: El hecho de que no hay ningún otro Elohim también nos indica además que la única realidad absoluta que existe es El Eterno, Bendito sea; todo lo demás, por muy “real” que parezca, no formará parte de la futura realidad, que es la que nos espera en el Olam Haba, unidos   por toda la eternidad. Esta creación es pasajera, y por lo tanto, en últimas, “irreal”. De aquí que debamos más que nunca poner nuestros ojos en las cosas espirituales y no en las materiales, sin que ello signifique desprecio por las bendiciones materiales de las cuales somos objeto permanentemente; de hecho nuestra recompensa estará “calculada” según lo que hayamos hecho en este mundo material e irreal.

El principal credo de nuestro pueblo

En Devarim 6:4 está escrito: “Escucha Yisrael, El Eterno nuestro Elohim, El Eterno es uno”. De acuerdo con nuestros sabios, esta expresión se dio cuando Yaäqov Avinu iba a bendecir a cada uno de sus hijos, quienes expresaron en forma unánime su fe en un único Elohim. Aunque no está expresado en forma de mitsvah, este texto nos enseña que debemos reconocer y creer en la Unicidad de El Eterno.

Esto implica que un judío debe pensar que El Eterno es Uno arriba, abajo y en los cuatro puntos cardinales. Según “El Midrash dice”, el significado de UNO incluye:

Es la única realidad absoluta (pues todo lo demás depende de Él); no hay creador ni poder, solamente Él.

Él es el Único Elohim; no tiene ‘socios’, ‘hijos’ ni nada similar. La esencia de Elohim es Una, si bien podemos percibirlo solamente por medio de diversos atributos. Es Uno por encima del tiempo y el espacio. Aunque podemos aceptar los eventos y las personas únicamente en términos del pasado, el presente y el futuro, debemos entender que el Eterno es eterno; y aunque podamos pensar de cualquiera como confinado en un lugar, debemos saber que El Eterno está presente en todas partes.

Está por encima de cualquier atributo corporal. Aunque estemos obligados a referirnos a Él en términos comprensibles para nosotros, como son: ‘Su Voz’, ‘Su Brazo’, etc. debemos comprender que en realidad no tiene ningún atributo físico y no está sujeto a ninguna condición o limitación alguna. Está por encima de cualquier atributo corporal. Aunque estemos obligados a referirnos a Él en términos comprensibles para nosotros, como son: ‘Su Voz’, ‘Su Brazo’, etc. debemos comprender que en realidad no tiene ningún atributo físico y no está sujeto a ninguna condición o limitación alguna

Al tiempo que un Israelita debe creer en la Unicidad de ELOHIM en todo momento, está obligado a proclamarlo verbalmente cada mañana y cada noche. Un Iraelita debe estar preparado para sacrificar su vida antes que negar la Unicidad de ELOHIM (pues dicha negación es equivalente a practicar la idolatría, y un Israelita debe estar preparado para sacrificarse antes de cometer idolatría). Un Israelita mentalmente preparado para renunciar a su vida por el ETERNO, es considerado en el Cielo como si lo hubiera hecho.

Hemos podido apreciar que para el mundo fue concebida la dualidad para que haya “completitud”; así, el hombre es completo cuando está unido a su mujer, la noche no tiene sentido si no existe el día, y podemos dar muchos más ejemplos relativos al tema. Sin embargo, El Eterno es Uno solo; no requiere complementos y es absolutamente Autosuficiente, y además necesario para que la creación se sostenga. ¿Qué sucede entonces cuando hablamos de la “Unicidad del Nombre” y que nosotros podemos atentar contra ella? Lo que sucede es que, de acuerdo con las enseñanzas de nuestros sabios, especialmente en lo mistico, sabemos que podemos entender algo de la esencia de El Eterno mediante sus Sefirot, que son Sus Atributos, pero que no pueden ser comprendidos como para los seres humanos. Esto es, entendemos que Él es Bueno, pero en sí no posee una “bondad cognoscible”; sabemos que Él es Justo y Misericordioso, pero no posee justicia ni misericordia “cognoscibles” y por lo tanto todo lo que Él significa está mucho más allá de nuestro limitado alcance. En cuanto a que podemos atentar contra Su Unicidad, el punto es que nuestros pecados en cierta forma lo hacen, puesto que al haber sido creados con Su imagen y semejanza, éstos denigran de Su Santo Nombre, por lo menos en lo que se refiere al “testimonio” ante los demás y ante Él mismo primeramente.

Pero “completando” el texto, en Devarim 6:5-9 está escrito: “Y amarás a El Eterno tu Elohim de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y al levantarte. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”

Cuando se habla de amar a ADONAI con todo nuestro corazón, nuestra alma y nuestras fuerzas, se enfatiza que debemos amar al ETERNO  por sobre todo y sobre todos, aún con nuestro yetser hara.

 ¿Cómo es esto último? Que aún todo lo que nos puede llevar a pecar debemos reenfocarlo de tal manera que sea utilizado en forma beneficiosa para glorificar a El Eterno. Por ejemplo, si existe una tendencia desproporcionada para gastar dinero en cosas superfluas, ésta puede ser reenfocada para dar tsedaqah; si ocasionalmente es la pereza la que nos “ataca”, podemos llevarla a un punto donde sólo sirva para ser “utilizada” cuando somos tentados a hacer algo que no es correcto (esto es, nos da pereza participar en obras de la carne).

Es necesario que no sólo estas palabras sino toda la Torah misma sea enseñada con diligencia a nuestros hijos, que no son sólo quienes han sido engendrados en la carne, sino quienes espiritualmente son guiados por nosotros.

El hecho de repetir el Shema cuando nos acostamos y nos levantamos nos permite en gran manera estar protegidos contra muchas formas de pecado, y demuestra que efectivamente nuestra primera prioridad es El Eterno Si ello fuera poco, entonces tenemos el recordatorio de escribir esas palabras, para que las tengamos atadas a nuestro brazo y estén entre nuestros ojos (tefilin), así como también ponerlas en todas nuestras puertas (mezuzot), lo que nos está diciendo que “en todo lugar” debemos tener presentes las palabras de El Eterno para que las pongamos por obra, porque hemos sido apartados por Él para Sus santos propósitos.

Texto para meditar: Yehoshua 1:8

Todo nos ha sido dado

En Devarim 6:10-12 está escrito: “Cuando El Eterno tu Elohim te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Avraham, Yitsjaq y Yaäqov que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies, cuídate de no olvidarte de El Eterno, que te sacó de la tierra de Mitsrayim, de casa de servidumbre.”

Es claro que nuestro noble pueblo entró en una tierra donde todo le fue dado; esto nos habla de la Mano abierta y generosa de BENDITO EL, Baruj Hu, para otorgar dádivas a Sus hijos. Y lo que este pasaje en una forma explícita nos ordena es que siempre tengamos presente que El Eterno nos lo ha dado todo y por tanto no debemos olvidarle, lo cual se traduce en que Sus “asuntos” son nuestra prioridad, lo que una vez más nos conduce a la Torah y sus mitsvot.

El ser humano en muchos casos tiene la tendencia a desconocer a sus benefactores; en otras palabras, es desagradecido. Por esta razón es indispensable que por todo lo que recibamos elevemos nuestra mirada al Eterno, que es Quien permite que seamos bendecidos con regalos que no merecemos. Y aquí no caben las excepciones; tanto los bienes materiales como los espirituales deben ser motivos de acción de gracias de nuestra parte, en forma sincera. Recordemos siempre que no es por nuestros méritos que recibimos, sino por la inmensa Misericordia de El Eterno, Bendito sea. Lo dicho nos enseña que todo lo que ocurre en nuestra vida es realmente un milagro; no podemos calificar como milagro sólo a aquello que aparentemente tiene visos de “espectacular”; las leyes naturales de hecho son milagros esplendorosos que nos demuestran el buen cuidado que tiene el Amo del Universo para cada una de sus criaturas. Y nosotros somos receptores de muchos de ellos a cada instante. Seamos agradecidos; es una buena costumbre, que además nos ayuda muy positivamente en nuestro camino hacia la Luz Infinita de ETERNO, Baruj Hu. Agradecer significa reconocer, en primer lugar, que lo que recibimos es más de lo que merecemos y, en segundo, significa entender que la dádiva en realidad no procede del instrumento que nos la da directamente, sino de El Eterno, Bendito sea.

Textos para meditar: Tehilim 100:4, Daniel 6:10, Ezra 3:11, Divrei Hayamim Alef 23:28, Divrei Hayamim Bet 30:22, Efesios 5:20, Filipenses 4:6, Colosenses 3:17, 4:2, 1

Entendiendo quiénes somos En Devarim 7:6-8 está escrito: “Porque tú eres pueblo santo para El Eterno tu Elohim; El Eterno tu Elohim te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido El Eterno y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto El Eterno os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado El Eterno con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Mitsrayim.”

Muchos pueblos de la tierra existían cuando Yisrael ni siquiera había aparecido en la historia; cuando El Eterno, Bendito sea, hizo las promesas a Abraham Avinu, ya había pueblos que estaban asentados en Erets K’naan. Tiempo después de este encuentro con El Eterno

Tesoros encontrados en la parasha

El aliento Divino nos hace conocer la Torah por

El texto del Shema (Devarim 6:4) no sólo es el más significativo en el seno de nuestro noble pueblo, sino que inmersas tiene hermosas perlas que vale la pena conocer. Entre estas están las siguientes: Este texto contiene seis palabras, que son el credo básico de nuestro pueblo; ello en cierta forma nos recuerda los días de la creación, en los cuales este texto y su significado son los que sostienen todo lo existente en esta edad presente, en la que todavía no somos uno con la Luz Infinita El texto tiene cinco letras he, que nos recuerdan los cinco libros de la Torah; teniendo en cuenta que la he también es un símbolo del Aliento Divino por medio de la Shejinah, podemos aprender que cuando somos conscientes de la Unicidad, Omnipotencia y demás Atributos del BENDITO ES,  lo cual debe traducirse  en amor hacia Él, estamos capacitados para cumplir toda la Torah (lo cual es insuflado por ese Aliento).

El Nombre de Poder, EL, está dos veces, una en “Yisrael” y otra en “nuestro Elohim”, lo que nos indica que la condición de Yisrael es ser uno con El Eterno, Bendito sea. Así como una parte del Nombre está en Yisrael, Yisrael al final formará parte de El Eterno, siendo siempre uno con Él.

La última letra es una dalet, que nos recuerda una puerta; esto significa, entre otras cosas, que al final del tiempo la puerta se abrirá para que todos conozcamos a El Eterno, desde el menor hasta el mayor de todos.

Encontramos tres letras alef en tres palabras: Yisrael (la segunda), “nuestro Elohim” (la cuarta) y ejad (la sexta);  la letra alef tiene un valor de uno (que también nos muestra que en cada período de dos mil años la unidad no se rompe), que nos enseña como inmenso consuelo y esperanza cierta en el futuro que El Eterno y Su pueblo Yisrael son y serán ejad, lo que en cierta forma nos muestra el cordón de tres dobleces de Qohelet 4:12; ¿cuál es el tercer componente? La Shejinah, que es la que restablece la unión entre El Eterno y Su pueblo.

Codificando el texto de otra forma, obtenemos más información que nos sumerge más en las riquezas de la Torah: La primera palabra, shema, se compone de dos partes: La primera está integrada por las letras shin y mem, que forman la palabra shem, que es “nombre”, y la segunda por la letra ayin, que tiene el valor de setenta, que es el número de naciones gentiles. Esto se traduciría como “El Nombre para todas las naciones”, ya que en la palabra uno y otro van ligados; la segunda palabra, Yisrael (que además significa “El Eterno lucha”) que es el primogénito de El Eterno, contiene el Nombre de Poder de El Eterno al final, lo que podríamos leer como: “Aquel de Quien Yisrael, el primogénito, está en Sus entrañas, y es Su constante estandarte y protección”;

la siguiente palabra es el Nombre Inefable de El Eterno, que básicamente identifica a Quien es el Centro de todo y de todos; vienen luego dos palabras, “nuestro Elohim”, que tiene que ver con el Atributo de Justicia, y el Nombre Inefable, que se identifica con el Atributo de Misericordia, que podríamos leer como “Quien es La Justicia y Misericordia”; finalmente viene la palabra ejad, que significa uno (o “es uno”), unidad, y que tiene que ver con tres vocablos: Verdad (alef), vida (jet) y camino (dalet), lo que puede entonces leerse como “es y será por siempre y eternamente la verdad, la vida y el camino”. Por lo tanto obtenemos del texto una verdad sorprendentemente fiel a los Escritos Sagrados: “El Nombre que es para todas las naciones, Aquel de Quien Yisrael, Su primogénito, está en Sus entrañas y es su constante estandarte y protección, El que es y que será, Quien es La Justicia y Misericordia, es eternamente la única verdad, la única vida y el único camino

Vaet-janan,” y rogue’” con esta frase comienza la parasha’ de esta semana, la petición   que Moshé como líder conocido y reconocido, realiza al ETERNO, Conocido por el pueblo, reconocido, aprobado y respaldado por la mas alta autoridad de lo creado el mismo ELOHA  CREADOR, quien lo llamo a su servicio, quien le quito todo obstáculo, disculpa, inquietud, incertidumbre,  duda de su corazón.

Mediante una zarza le dio  la instrucción  para la obediencia  y lo puso como líder libertador, de su pueblo esclavizado por Mitzraim, proporcionándole lo necesario para el cumplimiento de su plan, y lo mas importante acompañándole siempre y respaldándolo e incluso cambiando algunas directrices de  su criterio y escuchando las razones de su líder, con quien reflexiona sobre la importancia del respeto y amor a su Nombre, la Majestuosidad y autoridad que significa, Al no retroceder con su pueblo para llevarlo a su meta final, mostrando su autoridad, pero también su Amor y misericordia, para el resto de las naciones, para toda la humanidad.

Pero con el pesar y quizás el mas duro aprendizaje para Moshé el de no poder entrar a la tierra prometida, aparentemente  un  equívoco  pequeño para él y su generación,  pero muy grande y costoso para ELOHA, porque no solo el no entro sino toda la generación que salió con él, por que  el  detalle de la equivocación  no solo fue de Moshé su líder,  sino el de la presión de todo un pueblo, realizando un paralelo, la equivocación y mala decisión de las autoridades en tiempos de Yeshúa’, también la presión y manipulación de todo un pueblo, llevo a  ajusticiar  al justo entre los justos, un gran costo para ELOHA.

Yojanan 14:6: “Yeshúa le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Si invertimos un poco el orden de las palabras, y decimos “la verdad, la vida y el camino”, obtenemos un acróstico que describe la palabra ejad.

Moshé como líder libertador no claudico, y su regalo y consuelo  fue el de mirar y divisar desde el monte en la cima del pisga’, la belleza de la tierra prometida su extensión, y el de poder entregar en herencia  a   Yehoshua  el comando,  de  poder entrar con la siguiente generación y cumplir la realización de llegar a la tierra, como el buen padre que hereda a su buen hijo, el fruto de toda una vida de trabajos y luchas, capitales y tesoros, para el y sus descendientes, con la melancolía de no estar mas con ellos, pero con la grandeza   de haber cumplido en su existencia, con la meta trazada, dejando el mejor legado un hijo formado en la obediencia, para que también pueda enfrentar, sus trabajos y luchas, formando capitales y tesoros, para que el también pueda entregar su herencia, que en verdad es la Torah, en el Amor de Yeshúa’, quien muestra el amor del ETERNO  de quien es toda esa Grandeza.  

Devarim3..23-25,En ese tiempo, le rogue’ al ETERNO..”¡ oh  ADONI ETRNO! Tú has comenzado a mostrar Tu grandeza y Tu fuerte mano, pues ¿Qué otro Elohim hay en el cielo o en la tierra que pueda hacer tus obras y que tenga tu poder? Te imploro que me dejes pasar para que pueda contemplar la buena tierra que hay al otro lado del yarde´n, esas hermosas montañas y el libano. 

Resumen de la parasha   Nota… con este dibujo es didáctico repite la instrucción moshe a  su pueblo.

Moshé le cuenta al Pueblo Judío cómo le imploró a El eterno que le permita ingresar a la Tierra de Israel. EL-Se negó, pero le indicó que ascienda una montaña para ver la Tierra Prometida. Continuando con su “repaso de la Torá”, Moshé describe el Éxodo desde Egipto y la Entrega de la Torá, declarando los eventos sin precedentes en la historia de la humanidad. “¿Alguna vez ocurrió este gran evento, o algo similar alguna vez se oyó? ¿Alguna vez un pueblo escuchó la voz de Elohim hablando desde el fuego...y vivió? ... Tú viste, para saber, que Elohim es Elohim y no hay otro excepto Él”.

Moshé predice que, en generaciones futuras, la gente se alejará de El Eterno, adorará ídolos, será exiliada de su tierra y esparcida por las naciones del mundo; pero allí ellos buscarán a Elohim y retornarán a observar sus preceptos. Nuestra parashá también incluye una repetición de los Diez Mandamientos, y los versos del Shemá que declaran los fundamentos de la fe Israelita: la unicidad de El Eterno (“Escucha Israel, Adonay es nuestro ELOHIM, Adonay  es uno”); los preceptos de amor a Elohim, estudiar su Torá y “atar” estas palabras como Tefilín en nuestro brazo y cabeza, e inscribirlas en las Mezuzot  fijadas en las jambas de nuestras puertas.

Historia para reflexionar y aplicar con nuestros hijos, también talmidim.

La Parashá de esta semana contiene una de las proclamas más significativa dentro de la liturgia judía, el Shemá Israel. A continuación una historia que lo ilustra en su plenitud. Durante el Holocausto en Europa, muchos niños Judíos fueron dejados en conventos católicos. Los padres, ante la desesperación elegían a veces este camino. Depositaban entonces bebés y niños en los orfanatos de la Iglesia. Allí estos recibían alimento y techo. Miles se salvaron así de las cámaras de gas. Concluyó la guerra. Muchas asociaciones y centros de refugiados se ocuparon de volver a reunir a familias y registrar datos. Lentamente comenzaron a llegar noticias sobre los niños que fueron depositados en las Iglesias. Fue enviada una comisión integrada por Rabinos desde USA y Gran Bretaña para tratar de devolver a estos niños al seno de su Pueblo. Los Rabinos se dirigieron al primer convento y pidieron hablar con la máxima autoridad allí. “Por supuesto que no nos oponemos que los niños vuelvan a sus familiares o por lo menos a su gente” -dijeron. Pero… ¿cómo sabrán distinguir cuál es Judío? Nosotros no acostumbramos a señalar el origen o religión de los chicos”. “Pues la lista de nombres nos ayudará”, contestaron. “¡La revisaremos y aquellos que suenen como Judíos nos demostrará su origen!”. “No, no, no; no acostumbramos a hacer así las cosas!!”, dijo el cura ofendido. “Tenemos que ser detallistas al máximo, sin posibilidad de error. No liberaremos niños por el mero sonido de un nombre”. Los Rabinos intentaron convencerlo con buenos argumentos, pero éste, seguía en la suya. 

“Sólo permitiré que se retiren niños con la total seguridad de que sean Judíos”. ¿Qué hacer? La mayoría de los pequeños fueron separados de sus familias cuando eran muy pequeños aun y no podían recordar por sí solos sus orígenes. ¿Documentos? Imposible de encontrarlos después de semejante destrucción. Hicieron un nuevo intento para convencer al sacerdote pero éste perdió la paciencia. “Lo siento mucho. Ya les di demasiado de mi tiempo. Decidan ya qué hacer. Les otorgo sólo tres minutos”. Parecía que todos los esfuerzos iban en saco roto. El corazón de los Rabinos se partía de dolor. De acuerdo a la información que tenían, decenas de niños Judíos se hallaban en este convento, y sólo contaban con tres minutos… Los labios murmuraron una plegaria al Amo del Mundo, para que los ilumine con una idea que les permita distinguir entre cientos de niños, quienes eran Iehudim, y sólo en tres minutos. Sus rezos fueron escuchados. A la mente de uno de los Rabanim llegó una idea increíble. “¿Podemos utilizar los tres minutos cuando queramos?” “Sí”, fue la respuesta. “Entonces, vendremos cuando los niños se acuesten a dormir” “A las siete en punto”, fue la respuesta del cura, que no ocultaba su desdén por la testarudez y perseverancia de los Rabinos y esperaba ansiosamente la llegada de la hora señalada para saber realmente qué es lo que tramaban. ¿Para qué irse y volver?. Cuando el reloj dejó oír las siete campanadas, todos los pupilos se encontraban, después de un pesado día, acostados en sus camas, ordenadas una al lado de la otra en el gran salón.

Los Rabinos caminaron hacia el centro de la habitación. Uno de ellos se paró sobre un pequeño banquito y esperó. Un silencio total reinó allí. Y así, con voz calma, el Rabino pronunció seis palabras que penetraron en la sala de punta a punta: “SHEMA ISRAEL ADONAI ELOJEINU ADONAI EJAD” (escucha Israel, ADONAI es nuestro ELOHIM, ADONAI es Uno).En el instante se escucharon murmullos de todos los extremos del salón. Vocecitas y llantos: “Mamá”, “Mámele”, “Mame”. Cada niño, en su lengua, buscaba a su madre. La que, unos años antes, en el momento de acunarlo y taparlo cada noche antes de dormir, y darle el beso de las “buenas noches”, le susurraba al oído estas palabras, que son la base de la fe. Palabras que todo niño Judío sabe: “Shemá Israel ADONAI ELOJEINU ADONAI EJAD. El sacerdote bajó la vista. Los Rabinos lo lograron. Pudieron rescatar a los niños perdidos. Los pocos segundos que cada madre dedicó noche a noche al acostar a sus niños, fueron los que mantuvieron a sus hijos unidos a Su pueblo: Israel.

Como hoy día en cada shabat y en cada mañana, padres, madres, rabinos, mores, talmidim,  debemos recitar, proclamar, cantar, enunciar y repetir ,SHEMA ISRAEL ADONAI  ELOJEINU ADONAI EJAD. Para que al escuchar esos millares de niños, dispersados y estraviados de la casa de Israel, los ben Israel, sientan en lo profundo de su corazo’n en su neshama, el llamado de regreso acasa   y también ellos undia en unidad del pueblo, sirvamos en LA GRANDEZA  Y PODER INCOMPARABLE DEL ETERNO ELOHIM CREADOR ,QUIEN FUE, ES Y SERA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS AMEN. 

En  compañía y de la mano, del mas justo de los justos y que por esto repartirá justicia, y cumpliendo en seguirle en  su obra salvadora  por la cual fue enviado a las ovejas perdidas de Israel, YESHUA  NUESTRO MASHIAJ Dijo..( Mateo10..6-79)  Antes bien id  en busca de las ovejas perdidas de la Casa de  Israel Y mientras las andáis  buscando anunciad.. El reino de los cielos se ha acercado. Mateo 15..24 ,1 de pedro2..25,. 

Shemá Israel Adonai Elohéinu Adonái Ejád.

[en voz baja:] Barúj Shem Kevód Maljutó Leolám Vaéd.

Veahavtá et Adonai Elohéja, Bejól Levavjá, Uvejól Nafshejá, Uvejól Meodéja. Vehaiú Hadvarím Haéile Ashér Anojí Metzavjá Haióm Al Levavéja. Veshinantám Levanéja Vedibartá Bam, Beshivtejá Beveitéja, Uvelejtejá Vadérej, Uveshojbejá, Uvkumejá. Ukshartám Leót Al Iadeja Vehaui Letotafot Bein Eneja Uktabtam al Mezuzot Beitéja, Uvishearéja.

V’ahavta le’re’ja kamoja.

 A BUSCAR LAS OVEJAS,

¡SHABAT SHALOM.

Adoptado por: Dan ben Israel.

viernes, 5 de agosto de 2022

Parasha 44 - DEVARIN

 Parasha 44 - DEVARIN

 

Parashá 44 Devarim/Deuteronomio 1:1 – 3:22

Para ser compartida el 9  de AV 5782/6 de agosto de 2.022.

 

Aliyás de la Torá:

1.             1:1-11

2.             1:12-21

3.             1:22-38

4.             1:39 – 2:1

5.             2:2-2:30

6.             2:31 – 3:14

7.             3:15-22

 

Haftará: Isaías 1:1-27

 

Brit Hadasha: Revelación 1:1 – 2:17

 

DEVARIM SIGNIFICA “PALABRAS” O “COSAS”.

COMENTARIOS

Devarim 1:1  Estas son las palabras ((Devarim)  que dijo Moshé a todo Israel al otro lado del Jordán en el desierto, en la Arabá, frente  a Suf, entre Parán y Tófel, Labán, Jaserot y Di Zahab. –

El vocablo DABAR en hebreo traduce al español palabra. Debarin = palabras

En esta semana que finaliza hemos comenzado a estudiar como pueblo el Quinto Libro de Moshé, Devarim, que en la versión Septuaginta le dieron el nombre de Deuteronomio.

 

Este nombre – Deuteronomio – viene de la palabra griega que significa “segunda ley” y se origina de una mala traducción del pasúk / versículo Dev. 17:18 que realmente dice: “una copia de esta Toráh” refiriéndose a la Toráh que tenía que copiar cada rey de Israel.

 

El libro de Devarim 5º libro realmente es la repetición de la Toráh, un resumen que Moshé en su largo discurso de despedida al pueblo de Israel les hace a esa generación que va a entrar en la tierra prometida. Este libro resume la instrucción Divina y ordenanza para que esta sea practicada.

 

Generación compuesta en su mayoría por personas que no estuvieron presentes al pie del Monte Sinaí cuando El Eterno dio la Torah, cuarenta años atrás.

 

Cuando vemos el orden de los sucesos que se están relatando, entonces encontraremos muchas enseñanzas que tienen que ver con el orden que El Eterno desea que tengamos.

 

Primero El Eterno le da la Toráh a Moshé.

 

Vemos como desde Shemót / Éxodo 20 hasta el final de Bamidbár / Números, El Eterno le dicta a Moshé la Toráh.

 

Y Moshé, acto seguido se la enseña al pueblo.

 

Aquí tenemos que entender que todos los que estamos estudiando Toráh, no la estudiamos para tener conocimiento únicamente.

 

Tenemos el compromiso de trasmitirla, no solo con palabras sino tan bien con vivencia, haciéndonos no solo oidores sino fieles hacedores. Atendiendo la vos de Elohim para que trascienda  en toda la historia de la humanidad.

 

La estudiamos para poderla enseñar también a otros.

 

Pero como Yisraelitas nos hemos olvidado de este principio.

 

No sé en que momento lo declaramos abolido.

 

Este es un principio que ha estado desde Moshé hasta nuestros días:

 

Timotión Bet / 2 Tim. 2:

2 y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos confíalo a hombres fieles, que sean capaces, a su vez, de  instruir a otros.

 

A través de este principio El Eterno nos enseña a que no seamos REPRESAS que acumulemos innecesariamente lo que aprendemos.

 

El lo que quiere es que seamos CANALES de bendición para muchos. Por esta razón es necesario  la preparación de lideres comprometidos  y esfoezados, capaces de tracender fronteras  con la responsabilidad de extender el reino de Elohim.

 

Entender esto es de doble bendición.

 

Ya que cuando aprendemos solo para nosotros, no ponemos el cuidado necesario al estudio.

 

Pero si sabemos que lo que estamos estudiando tenemos que enseñárselo a otros, entonces pondremos toda nuestra atención en lo que estamos recibiendo, para poder compartirlo de la mejor manera.

 

Salimos beneficiados nosotros, salen beneficiados nuestros talmidím / discípulos.

 

Miremos otro concejo que el Shelíaj / Apóstol Shaul le hace a Timoteo:

 

Timotión Alef / 1 Tim. 4:

13 Hasta que yo llegue, dedícate a la lectura, a la exhortación, a la enseñanza.

 

Aquí está el orden bien claro.

 

Si no leo, si no estudio, que voy a enseñar?

 

Que era lo que leía Timoteo?

 

TORÁH !!!!!!. TANAK!!!! Eran la unca fuente histórica sobre la que se basaron los profetas, Yeshua y la comunidad Mesiánica

 

Timotión Bet / 2 Tim.3:

14 Tú, en cambio, persevera en lo que aprendiste y en lo que creíste, teniendo presente de quiénes lo aprendiste,

15 y que desde niño conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en  el Mesías Yeshúa.

 

Recordemos que cuando Shaul se refiere a las SAGRADAS ESCRITURAS  se está refiriendo únicamente a la Tanáj – el mal llamado Antiguo Testamento – ya que en esa época aún no existía el Brit Hadashá – el mal llamado Nuevo Testamento.

 

Y refiriéndose a la Tanáj dice un poco mas adelante:

 

16 Toda Escritura es inspirada por YHVH y útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para educar con los mandamientos;

17 a fin de que  el hombre de YHVH sea perfecto y preparado para toda obra buena.

 

Si Shaul le escribe esto a Timoteo en el año 66 E.C., cuando ya Yeshúa había muerto y resucitado, cuando ya el Ruaj HaKodesh (El Espíritu del Santo) había sido derramado sobre todos los creyentes, cabe una pregunta:

 

¿Como hoy alguien puede enseñar que ya no debemos obedecer el antiguo testamento y que solamente debemos obedecer el nuevo testamento?

 

¿Cómo podemos creer que Eloha es  un hombtre?

 

Bereshit (Gen) 1:1  [1] En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra.

Gen 1:2  La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el espíritu de Dios se movía sobre el agua.

 

El Espíritu de Eloha  era lo que allí existía, el hombre no había sido creado.  De hecho  el Creador se manifiesta por mediación de los hombres

 

Gen 2:7  Entonces Dios el Señor formó al hombre de la tierra misma, [4] y sopló en su nariz y le dio vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente.

Gen 2:8  Después Dios el Señor plantó un jardín en la región de Edén, [5] en el oriente, y puso allí al hombre que había formado.

 

¿Para que colocó Eloa al hombre en en jardín?

Para gobernar sobre la creación , para ser un delegatario de su autoridadcon el poder de sojuzgar la tierra.

Delego al hombre pero El sigue siendo el rey del universo, de manera intrasferible y fuera del alcance de todo

 

El mismo Shaul dijo:e

1Tim 6:16 el único que posee inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien no ha visto ningún ser humano ni le puede ver. A él el honor y el poder por siempre. Amén.

 

Joh 17:3 Esta empero es la vida eterna: que te conozcan a Ti el único Dios verdadero, y al que enviaste, Yeshua, el Mashiaj.

 

Todos estos errores salen de una sola cosa:

 

Nos hemos olvidado del orden del Eterno:

 

lecturaexhortaciónenseñanza.

 

Si no leemos, que vamos a enseñar?

 

Que está demostrando una persona que nos EXHORTA y nos ENSEÑA a guardar el domingo como el Día de Reposo?

 

QUE NO HA LEIDO LA TORÁH!!!!!!!!. No cree en el  Eloha de Yisrael, (el de la Biblia) y por lotanto los hombres pueden cambiar  Su instrucción (LEY), como si alguie sobre el universo tuviera mas autoridad que el CREADO

 

Shemót / Éxodo 20:

8 Recuerda el día del shabat para santificarlo.

9 Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos,

10 pero el día séptimo es día de descanso para YHVH, tu Elohim. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que habita en tu ciudad.

11 Pues en seis días hizo YHVH el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo YHVH el día del shabat y lo hizo sagrado.

 

         Lucas 4 :

16 Vino (Yeshúa) a Nazaréth, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de shabat, y se levantó para hacer la lectura.

 

Que leyó Yeshua? ¡ TANAK!

Que está demostrando una persona que nos EXHORTA y nos ENSEÑA que El Eterno desechó a Su Pueblo Israel y escogió otro pueblo?

 

QUE NO HA LEIDO LA ESCRITURAH !!!!!!!!

 

 

Ishayahu / Isa. 49 :

14 Pero dice Sión: «YHVH me ha abandonado, el Adón me ha olvidado.»

15 - ¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ésas llegasen a olvidar, yo no te olvido.

16 Míralo, en las palmas de mis manos te tengo tatuada, tus muros están ante mí perpetuamente.

 

                Rom. 11:

1 Y pregunto yo: = ¿Es que ha rechazado YHVH a su pueblo? = ¡De ningún modo! ¡Que también yo soy israelita, del linaje de Abraham, de la tribu de Benjamín!

 

No hay nada más peligroso que ENSEÑAR sin LEER LAS ESCRITURAS.

 

Por eso es que El Eterno le PROHIBE a una persona que no sea ISRAELITA que enseñe TORÁH.

 

                Rom. 9 :

4 - los israelitas -, de los cuales son la adopción filial, la gloria, las alianzas, la promulgación de la Toráh, el culto, las  promesas,

5 y los patriarcas; de los cuales también procede el Mesías según la carne, el cual está por encima de todas las cosas, YHVH bendito por los siglos. Amén.

 

Explicamos esto, para que no queden mal entendidos.

 

LaS eSCRITURASfue dada a un pueblo: Israel

 

Todos los escritores son: Hebreos

 

En un idioma: Hebreo

 

En un medio cultural: Hebreo

 

Si no conocemos la historia del pueblo de Israel.

 

Si no conocemos el idioma hebreo.

 

Si no conocemos el calendario hebreo.

 

Si no conocemos la cultura que El Eterno le reveló a Su pueblo en las Sagradas Escrituras.

 

Como podremos  predicar acerca de lo que enseña la bIBLIA?

 

En muchos pasajes no entenderemos lo que El Eterno nos  quiere decir, porque lo estaremos mirando desde el punto de vista occidental, desde el punto de vista nuestro y no desde el punto de vista del escritor.

 

Y al ponernos a predicar en esas condiciones – y como no queremos quedar como unos ignorantes – entonces nos ponemos a inventar.

 

A sacar deducciones erradas.

 

Y resultamos con doctrinas que nada que ver con lo que la Palabra dice.

 

Y ese es el motivo por el cual hoy en día hay más de 4.500 religiones en el mundo.

 

De las cuales más de 2.000 dicen basarse en lo que la Biblia dice.

 

Todas diciendo que tienen “la verdad”.

 

Si, “la verdad” que cada uno se inventó, hasta de buena fe.

 

Y terminamos -sin querer engañar- , engañando a otros.

 

Aprovechando el tema y  volviendo a la parashá semanal – Devarim / Palabras, bueno analizar las PALABRAS que Moshé le habló al pueblo en su largo discurso de despedida.

 

Si miramos por encima, nos daremos cuenta fácilmente que lo que Moshé hace es contarle al pueblo la HISTORIA de lo sucedido hasta ese momento.

 

Debemos imitar a Moshé en ese aspecto.

 

Muchas veces cuando enseñamos a otros acerca del Eterno, nos enfrascamos en discusiones acerca de A o B doctrina.

 

Bueno que enseñemos acerca de la HISTORIA del Eterno y de la HISTORIA de Su pueblo.

 

CREENCIA

Idea o pensamiento que se asume como verdadero. onjunto de creencias, de normas de comportamiento y de ceremonias de oración o sacrificio que son propias de un determinado grupo humano y con las que el hombre reconoce una relación con la divinidad (un dios o varios dioses).

 

La fe del pueblo de Israel no está basada en CREENCIAS, SINO EN HECHOS REALES QUE HACEN PARTE DE LA HISTORIA

 

La fe del pueblo de Israel está basada en la HISTORIA que tenemos como pueblo.

 

Es impresionante la cantidad de personas que le hacen mas caso a la CREENCIA que a la HISTORIA.

 

Miles de millones de personas que se confiesan cristianos, católicos, budistas, musulmanes, etc, por el desconocimiento total de la HISTORIA, INCLUYENDO LA PROPIA  .  No saben de donde vienen, ni saben para donde van.

 

Son CREYENTES de la doctrina de su denominación.

 

Pero no tienen en cuenta la HISTORIA. NI SIQUIERA LA DE SU DENOMINACIÒN

 

Moshé no predicó sino HISTORIA VERDADERA.

 

Las ordenes que El Eterno nos diera y que hacen parte de nuestra HISTORIA.

 

Se aterra uno de la ignorancia que hay en nuestros tiempos acerca de la HISTORIA.

 

Las caras de asombro que ve uno en las personas cuando por ejemplo se enteran de la HISTORIA del nacimiento de la iglesia católica, o de los protestantes, o de los musulmanes.

 

Simples HISTORIAS que se consiguen en cualquier libro secular.

 

El problema es que es más fácil, más cómodo CREER que ESTUDIAR.

 

La Biblia no es un libro de historia, pero las historias que cuenta son confiables”

 

Y para terminar, la pregunta del millón:

 

¿La HISTORIA que te han contado en otra denominación, está respaldada por las HISTORIAS que cuentan las SAGRADAS ESCRITURAS DEL PUEBLO HEBREO?

 

No olvidemos que no somos una religión o denominación, sino un pueblo de regreso a casa, en cumplimiento de un hecho profético, para lo cual hemos sido escogidos  por aquel que dijo  “ YO no he venido sino a las ovejas perdidas de la casa de Yisrael”

 

 

¡Shabat Shalom.!

Adaptado por: HOSHEA BEN YISRAEL